19 de Diciembre, 2018
Por:  - sábado 12 diciembre, 2015

La repentina muerte del escritor Pedro Peix enluta la literaria dominicana.

Murió este sábado a los 63 años de edad, Pedro Peix, uno de los escritores más emblemáticos de República Dominicana, víctima de un infarto fulminante.

Su deceso ha causado pesar en el mundo literario dominicano, pues aunque se mantenía alejado de los foros públicos, conservaba intactas la fama y la nombradía de un intelectual forjado en la mejor tradición narrativa  de Hispanoamérica.

Sin confirmación trascendió que las honras fúnebres se harían  este domingo en la Funeraria Blandino o el próximo lunes.  Su amplia obra narrativa descolló con la obtención de un gran número de premios sobre todo a la cuentística, de la cual, muchos opinan, fue un maestro.

Nació en Santo Domingo el 20 de marzo de 1952. Narrador, ensayista y abogado. Hijo de Pedro Fernández Peix y María Isabel Pellerano. Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (1976). En 1982 se desempeñó como director interino de la Biblioteca Nacional y, posteriormente, como sub-director de cultura del Ministerio de Educación. 

Fue columnista del periódico Listín Diario y recibió varios galardones en el concurso de cuentos de Casa de Teatro, entre ellos: segundo lugar con “La despedida” (1977), mención de honor con “Responso para un cadáver sin flores” (1978), segundo lugar con “Los hitos” (1979) y el primer lugar con “La quimera de la muerte” en  1992. También obtuvo el Premio Nacional de Cuentos en 1977, con el libro Las locas de la Plaza de los almendros.

“La vida es un mar que arroja sorpresas encantadoras, y también, desdichadamente, desagradables noticias. No bien acababa de traspasar el umbral de la Cafetera, cuando me notifican la muerte fulminante de un ataque al corazón, de mi compadre, amigo y hermano, el gran intelectual y escritor dominicano de alto vuelo literario Pedro Peix Pellerano”, escribió en la red social Facebook Carlos Sangiovanni, uno de los amigos del escritor.

El allegado agregó, que Peix fue el “último de los escritores nihilistas de verbo combativo y aguerrido. Intelectual que nunca dio su brazo a torcer en defensa de sus ideas. Ganador de numerosos premios y reconocimientos por su fecunda obra intelectual, le sorprende la inmisericorde Guadaña. Paz a sus restos, el parnaso está de luto!”.

En 1981, el escritor publicó la antología de cuentos dominicanos. “La narrativa yugulada”, considerada uno de los compendios más completos del género en el país.

Entre sus publicaciones figuran además “El placer está en el último piso” (novela, 1974); “La noche de los buzones blancos”, (cuentos, 1980); “El brigadier o la fábula del lobo y el sargento”, (novela, 1981); “Los despojos del cóndor” (novela, 1985); “Pormenores de una servidumbre” (cuento, 1985); y “El parnaso de la memoria? (poesía, 1985).