República Dominicana.-El Consejo del Poder Judicial –CPJ- destituyó del cargo a la jueza del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Elías Piña, Ligia Alfonsa Figuereo Beltré, a quien halló culpable de cometer “faltas graves en el ejercicio de sus funciones”.

La decisión está contenida en la Resolución número 13/2018, la cual declara culpable a Figuereo Beltré de haber violado los artículos 44, numerales 1, 4,5, 10 y 51, así como el 66, numerales 4, 7 y 14 de la Ley número 327-98 sobre Carrera Judicial.

También por infringir los principios del Código de Ética del Poder Judicial, con respecto a la credibilidad, decoro, honestidad, independencia, imparcialidad administrativa y judicial, prudencia, responsabilidad y transparencia.

El CPJ conoció un juicio disciplinario en contra de Figuereo Beltré, durante el cual emitió su veredicto con respecto a sus actuaciones como magistrada.

La jueza Ligia Alfonsa Figuereo Beltré había sido suspendida en el año 2017, también por alegadas faltas graves en el ejercicio de sus funciones.

Recientemente el Consejo del Poder Judicial también destituyó a dos juezas y suspendió a otras dos por 30 días, luego de que éstas fueran halladas culpables de cometer faltas graves en el ejercicio de sus funciones.

Las magistradas destituidas al ser juzgadas en juicios disciplinarios son Enidia Altagracia Olivares, jueza presidenta del Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial Duarte y Claudia Canaán Díaz, jueza del Juzgado de la Instrucción del Distrito Judicial de Santiago Rodríguez.

Fueron condenadas con la suspensión en el ejercicio de sus funciones por 30 días, luego de ser halladas culpables de la comisión de faltas graves en el ejercicio de sus funciones Josefina Noemí Díaz Marte, Jueza Titular del Juzgado de Paz Ordinario del Municipio de San Francisco de Macorís y Antonia Rosario Ventura, Jueza Titular de la Segunda Sala del Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Municipio de San Francisco de Macorís.

Las magistradas Enidia Olivares, Noemí Díaz y Antonia Rosario fueron acusadas de descargar de forma irregular al señor Winston Anderson Velez (El Chacal), acusado de la muerte de Cecilio Fermín Domínguez (Cijo), declarando como no culpable al imputado.