REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Las estadísticas revelan que son alrededor de 12,5 millones de niños latinoamericanos y 168 millones en todo el mundo los que se levantan cada mañana para ir a trabajar, abandonando su infancia y sus estudios y su tiempo para crecer.

Este año, el Día mundial contra el trabajo infantil se centrará en el impacto de los conflictos y catástrofes en el trabajo infantil.

“La inmensa mayoría viven en familias en situaciones de pobreza extrema. Ninguno trabaja de forma voluntaria, ya que se vulneran sus derechos y trabajan muchas horas al día”, explica la portavoz y responsable de Incidencia Política y Estudios de Unicef en España, Cristina Junquera.

Los mensajes del Papa Francisco desde 2013 en denuncia a este flagelo que afecta a decenas de millones de niños en el mundo. El último, su tweet de hoy: “Los niños han de poder jugar, estudiar y crecer en un ambiente sereno. ¡Ay de quien sofoca en ellos el impulso alegre de la esperanza!”.