24 de Enero, 2019
Por:  - lunes 05 noviembre, 2018

El Hospital de la Policía Nacional; el modelo sí funciona

Uno de los temas menos comprendidos y mas analizados es el del llamado sistema de salud dominicano, que en términos reales es inexistente, sector donde todo el mundo se considera con derecho a opinar, muy especialmente después de la invasión de los llamados ¨técnicos¨, terminología que identifica a una serie de personas que viven dilectando sobre este tema sin nunca en su vida haber tomado en sus manos una jeringuilla para poner una inyección, y mucho menos entrar a un quirófano, donde suponemos caerían mareados en medio de un ambiente que es totalmente normal para los médicos.

Sin embargo, podríamos dar un margen de duda a quienes según ellos se han dedicado a estudiar los modelos sobre los que han construido las soluciones a uno de los problemas vitales que tiene la sociedad moderna, que es como dar atención en salud a una población que es cada vez mas numerosa, que envejece y por lo tanto necesita mayores cuidados médicos, que en los países en desarrollo cuenta con una base social poblada de infantes y donde solo dos indicadores, que son: mortalidad materna y mortalidad infantil, son los que se usan para medir la efectividad de lo que llamamos sistema sanitario.

¿Porque en la República Dominicana no existe un sistema de salud? simplemente porque un sistema, ya sea el cardiovascular, el respiratorio o el de organización de datos en una computadora, parte de una pre-condición, y es la comunicación entre los diferentes agentes que intervienen para producir un resultado, y así como no existe este sistema en Estados Unidos, que esta clasificado con el numero 50 en el índice de Bloomberg, tampoco en nuestro país, pues lo que tenemos son prestadores de servicios, que incluye clínicas, hospitales, laboratorios diagnostico por imagines y medicamentos totalmente fragmentados.

Y cada cierto tiempo, lo que escuchamos son voces que con justa razón, ante la evidencia de que no mejoramos nuestros indicadores, la salud es cada vez mas gravosa para los bolsillos de los usuarios, la quiebra económica de familias ante la aparición de una enfermedad catastrófica de uno de sus miembros, el pedido de aumentos de cobertura a un modelo económico que simplemente no da para mas, piden que se modifique la ley de seguridad social 87-01, cuando esta legislación ni siquiera hemos podido aplicarla en unos casos porque no se entiende en modelo y el otro porque no se quieren tomar decisiones que afectaran intereses hasta ahora intocables.

Tanto en nuestro ejercicio como medico asistencial, mas de 30 años, administrador y director de clínica, mas de 20 años y funcionario publico del sector salud, exactamente 11 años, hemos estado mas que conscientes de que la alianza publico privada organizada y regulada por el gobierno, esencialmente el hoy Ministerio de Salud Publica (antes secretaría),es la base fundamental sobre la que debe construirse el sistema sanitario de la República Dominicana, aunque estamos mas que conscientes de las dificultades que todo esto traerá, porque hablamos de intereses económicos cuyo calculo a groso modo se corresponde con el 7 u 8 por ciento del PIB de la República Dominicana.

Desde hace unos meses, y sobretodo después de una entrevista que tuvo a bien dar al programa matutino Hoy Mismo el Director del Hospital de la Policía Nacional Coronel José Alfaro, nos interesamos en conocer cuanto de verdad tenía la experiencia profesional que contaba nuestro colega, quien tenía muy poco tiempo en el cargo y sabíamos que es un profesional realizado en su especialidad como oftalmólogo, a quien suponíamos interés en mejorar lo que ofrecía ese centro de salud por encima de todas las cosas.

Y nos interesó, porque partíamos de la transformación y evolución de un hospital desde el antiguo modelo donde tenia que resolver sus problemas económicos para prestación de servicios con el llamado ¨presupuesto histórico¨, aquella suma fija que entrega todos los meses para su funcionamiento, al nuevo modelo de financiamiento a a través del régimen contributivo y subsidiado que, en el caso del hospital de la Policía Nacional tiene la exclusividad con SENASA.

Y es muy sencillo entender de como un hospital puede ser autosuficiente, que es lo que se plantea en el nuevo modelo, en el antiguo no importa la forma, modo o calidad con que se preste el servicio medico, al final cada mes ingresará misma cantidad de dinero y con eso tendrá que valérselas quien dirija el hospital, después de todo el incentivo económico, que es lo que mueve la actividad profesional humana, no existe.

Mas en el nuevo modelo, los ingresos dependerán de la calidad de servicio que se preste, pues como los policías y sus familiares tienen un carnet que les permite tener acceso a cualquier clínica privada que preste servicios al SENASA, pertenecen al régimen contributivo y ese es uno de sus derechos como afiliados, entonces el hospital de la Policía esta compitiendo con centros privados y debe, para tener mejores ingresos proveer de mejores servicios.

Dicho y hecho, fuimos como pacientes a utilizar los servicios del hospital de la policía, un centro de salud donde la limpieza es la norma, la atención del personal es de primera, las habitaciones todas tienen aire acondicionado, están equipadas con lo necesario para brindar un servicio tan bueno o mejor que las clínicas que están a su alrededor, posee equipos nuevos y de tecnología de avanzada, pero además, lo mejor para los pacientes y sus familiares, no se les cobra un solo centavo de copago por ninguno de los servicios que brinda.

Cuando visitamos al Dr. Alfaro y preguntamos la forma en que se manejaba todo lo que tiene que ver con el mantenimiento de equipos y manejo de pacientes, que es lo esencial en un hospital de tercer nivel como este, comprendimos que el paso del antiguo modelo a uno basado en calidad de servicios para mejoría de los ingresos y hacer de un hospital deficitario uno autosuficiente es la llave para que a este nivel el modelo funcione, tan simple como esta escrito en todos los estudios, y son tantos que pueden llenar un almacén de papeles, que se han escrito sobre este tema en la República Dominicana.

El modelo si funciona y en su máxima expresión es conseguir la autosuficiencia económica en cada centro de salud del país, esto no solo beneficia al hospital que depende el estado, porque a fin de cuentas se convierte en un actor mas del sistema, sino que incentiva a un aumento de la inversión y mejoría de los centros privados de salud, ya que tendrán una competencia mas para proveer de servicios de calidad a los usuarios que busquen atención en salud, es decir, experiencias como esta beneficia a todos, al final ese debe ser el objetivo de los que trabajan

para proveer un derecho humano universal como es el de la vida.

Solo nos queda felicitar a todo el personal del Hospital de la Policía Nacional, porque parece que ellos, bajo la dirección del Dr. Jose Alfaro, si entendieron la forma en que funciona el modelo y demuestran con su trabajo que tenemos razón los que hemos apostado por la implementación de un sistema que en su cúpula funcione de este manera.

El ejemplo mas emblemático lo tenemos en España, país que sirvió de base para plantear la transformación del sistema de salud en la República Dominicana, con sus niveles de atención primaria, hospitales generales y hospitales especializados, cada uno con su organización especifica y trabajando como parte de un sistema que se comunica permanentemente, es hoy en día en numero tres en el ranking mundial, Estados Unidos que muchos en este país lo consideran el ejemplo a seguir, es el numero 50, es decir, 47 puestos por detrás, pero lo peor es que es el mas caro del mundo.