• Gasolina premium: RD$227.40
  • Gasolina regular: RD$213.30
  • Gasoil premium: RD$188.20
  • Gasoil regular: D$174.00
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$91.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $51.12
  • Compra dólar: $50.82
  • Venta euro: €58.61
  • Compra euro: €57.08
X
15 de Julio, 2019
Por:  - miércoles 03 julio, 2019

Consenso y debate ¿bajando los flaps para no estrellarse?

Por meses hemos sido envueltos en unas discusiones teóricas sobre temas legales y constitucionales, que ya todos nos consideramos expertos en el manejo de ciertos términos jurídicos y sobran los jurisconsultos nacionales e internacionales que se llaman a si mismos abogados constitucionalistas que nos tienen hartos con sus opiniones interesadas.

Algunos se han tenido que ir a nadar en las sucias aguas de la llamada Comisión de Venecia, una ¨cosa¨ de la cual hemos escuchado por primera vez en nuestras vidas y es un invento que se usa en medio de declaraciones que van y vienen sin nunca detenerse como si ese fuera el principal problema del país.

Solo hay que recordar que lo primero por lo que se entabló la discusión sobre inconstitucionalidad o no, fue aquello de las primarias abiertas y simultáneas, contra las cuales se usaron todo tipo de argumentos por parte de un grupo del Partido de la Liberación Dominicana y sus aliados de otro grupo del Partido Revolucionario Moderno, algo que fue tan profundo y problemático que incluso resultó imposible lograr contratar a 5 abogados expertos, para que dieran su opinión.

Ríos de tinta y horas de discusiones nos costó leer y escuchar , todo salpicado por los intentos de boicot por parte de quienes manejaban en ese momento la camada de diputados, para terminar en una votación positiva a favor de incluir la modalidad de primarias organizadas por la Junta Central Electoral y con el padrón universal en la Ley de Partidos, y a partir de ahí el grito de guerra de ¨me voy a beber un trago¨ del entonces presidente de la cámara, y se acabó la discusión.

Se guardaron los argumentos jurídicos, a pesar de que el presidente del PLD escribió una vez que esa modalidad de primarias (las abiertas)…simultáneas o no son inconstitucionales, para después ser el mismo que propuso esa modalidad de elección tanto en la reunión del comité central como del congreso de su partido, y todos lo aprobaron, parece que lo que llamaron ¨violación a la constitución¨ no era tal y solo fue un argumento político.

Tan es así, que el pasado domingo vimos a peledeístas de todas las corrientes, incluso muchos los que argumentaron en contra las elecciones primarias y simultáneas, los que pontificaban hablando de la violación de los ¨derechos de militantes¨, abogados que postularon la tesis de que un partido era ¨una entidad privada¨ y por lo tanto argumentaron la inconstitucionalidad de la Ley de Partidos, haciendo su fila para participar en las elecciones abiertas del próximo octubre.

En el caso de esa Ley y la del Régimen Electoral se cumplió con el requisito de discusión y votación, es decir el trabajo de cualquier parlamento; nada de que yo soy el que se y tengo la razón absoluta, consenso y debate para llegar a una conclusión, la primera regla de cualquier democracia liberal.

Parece que eso se olvida cuando ahora escuchamos a algunos miembros del PLD y partidos de oposición reclamando que se levante la vigilancia que se mantiene al derredor del congreso nacional, a pesar de que los presidentes de ambas cámaras pusieron en claro que fueron ellos quienes llamaron a las fuerzas del orden para que protegieran en derecho de legislar a los diputados y senadores que quisieran ir a las sesiones ante las amenazas publicas de ocupación violenta de ese escenario por personas que incluso son miembros del comité político del partido de gobierno.

Se olvida que durante meses se estuvo amenazando de forma velada, a buen entendedor, con enviar a los legisladores de sesionar a la orilla de un rio, que en ese edificio no se iba a discutir una reforma a la constitución, que se iba a convocar al ¨pueblo¨ para impedirlo, y toda una serie de bravuconerías inadmisibles en un estado de derecho donde se supone que todos somos iguales ante la ley, en un país sin privilegios estas amenazas hubieran sido tomadas en forma mas seria y a estos ¨leones¨ se les hubiera llamado para preguntarles que derecho tienen para emitir todas esas amenazas.

Lo que ahora llaman consenso y debate, esta siendo sustituido por un grupo de ¨busca vidas¨ que son contratados con banderillas desde los puestos de motoconcho de la capital, para llevarlos a hacer ruido al centro de los héroes, una comedia donde se destacan los motoconchistas de nacionalidad haitiana, algunos han sido entrevistados para la televisión nacional, que con su acento extranjero dizque van a protestar en defensa de una constitución que no es de ellos y ni siquiera entienden.

A lo que le huyen los ¨guachimanes¨ constitucionales en la República Dominicana, es precisamente al debate, a que se plantee en las cámaras legislativas una modificación a la metida de pata que dio el PLD cuando agregó un ¨ripio¨ contra una sola persona, donde se vote y se decida, antes que eso se gastan millones de pesos en mitines, propaganda, motoristas, y por ultimo buscando ¨estudiantes¨ para llevarlos a invadir el congreso e impedir que se efectúen las sesiones de forma regular.

Como todo esto se cayó, para defender el derecho de todos están las autoridades, ahora proclaman que se debe levantar el cerco policial y militar cuando fueron ellos mismos los que provocaron su instalación, porque se llenaban la boca de proclamar a los cuatro vientos que en esas salas del congreso nacional no se iba a sesionar porque a ellos, gran cosa que son, no les iba a dar la gana y peor aun, estaban hablando a nombre de un pueblo que solo se expresa con los votos en las elecciones cada cuatro años.

Ahora es consenso y debate, suponemos que para llegar a una conclusión, después de todo  de eso trata el accionar en el sistema democrático  donde no se acepta  que existen predestinados y sabihondos que lo conocen todo y cuya opinión hay que aceptar de cualquier manera porque se consideran superiores a los demás, en el caso nuestro, durante meses de discusión interminable se ha intentado imponer las mentiras disfrazadas de verdades, las noticias falsas usadas en forma vergonzosa, a motoristas al mejor estilo venezolano, junto con algunos diputados dedicados en cuerpo y alma a perder el tiempo abandonando el escenario natural de su curul.

Si es consenso y debate sería mejor que vayan bajando los flaps como los aviones para que tengan un aterrizaje suave, porque por el camino que va ese grupo lo mas probable es que se estrelle por la velocidad que tomaron y los ha llevado a una confrontación interna innecesaria que solo los conducirá al fracaso y la derrota.

Si hubieran comenzado por ahí hace tiempo que se hubieran saltado la trampa donde ellos mismos se encerraron, pero parece que olvidaron la primera regla de la democracia que dicen defender, se trata de llegar a consensos a través del debate franco y abierto, no el intento de imposición de ideas insultando a todo aquel que piense lo contrario.