• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
13 de Mayo, 2020
Por:  - sábado 28 marzo, 2020

El poder en medio de la pandemia

Un mundo atemorizado vive la realidad de la muerte; el destino más cierto que viene implícito con la vida, pero no aceptado de forma inconsciente  por casi todo el que recibe el beneplácito de vivir.

El contagio y la muerte de miles de personas, se esparce en una cadena luctuosa por todo el globo; un coronavirus (Codiv-19) ha llegado, y en un gesto silente, pero lúgubremente razonado, le está hablando a toda la humanidad con la crudeza de una verdad que había sido olvidada.

Nos recuerda nuestra igualdad y fragilidad como seres humanos, distanciados solo por las fronteras y las banalidades culturales; no importa que seas rey, primer ministro, rico o pobre; cualquiera puede ser contagiado, y dependiendo de las condiciones previas, cualquiera puede morir.

El poder debe disponer de todos los recursos, a fin de frenar la expansión de la pandemia; de la detención de los contagios masivos depende la permanencia del poder mismo en cualquier país o territorio.

Los habitantes de las naciones no perdonarán la incapacidad de sus gobiernos para proteger a sus connacionales; quienes jueguen al populismo y a la politiquería en estas condiciones en que viven sus pueblos, verán muy pronto como se desencadena la ira de las masas populares.

No es momento de campañitas electorales; ni de querer aprovecharse de las debilidades y dificultades de la desgracia ajena, la enfermedad puede tocar cualquier puerta; esas payasadas de repartir migas de alimento con recursos que todo el mundo imagina, como mal habidos, es una ridiculez que cuando pase el temporal alguien tendrá que pagar.

Poner a los desvalidos en riesgo de contagio con las aglomeraciones innecesarias, es una falta de tacto; así, ni se protege, ni se ayuda a nadie.

La vida misma nos está poniendo a pruebas; cuando esto pase, que será tarde o temprano, veremos quienes sobreviven y quienes pasaron el examen.