Logo Proceso.com.do
Martes, 25 de Enero, 2022

Justicia y Transparencia pide cancelar general Edward Sánchez y comenzar la Policía desde cero

SANTO DOMINGO, RD.- La Fundación Justicia y Transparencia (FJT), condenó los reiterados crímenes y abusos que, según dice su presidente, Trajano Potentini, cometen miembros de la Policía Nacional, en contra de civiles.

Potentini calificó como una vergüenza internacional el reciente asesinato, en Villa Altagracia, de dos jóvenes evangélicos, casados entre sí, y en plena luna de miel.

El presidente de la FJT consideró necesario refundar desde cero la Policía, demoliendo el edificio que aloja su sede, en un acto simbólico, que proyecte dejar atrás toda esa cultura trujillista, convirtiéndola en un órgano garante, protector y defensor de la seguridad ciudadana y del combate a la delincuencia.

A su juicio, los casos registrados de ejecuciones y maltrato a la población dominicana revelan la falta de preparación, entrenamiento y tecnificación de los cuerpos policiales, ya que en ninguna parte del mundo se le dispara a una persona por no detenerse ante el requerimiento de un agente, o por mera presunción o sospecha de ser un delincuente.

Potentini afirmó que los excesos no son hechos aislados, sino una conducta y cultura enraizada en la mente policial.

Pidió al gobierno destituir al actual jefe policial, sobre todo por el evidente fracaso de su gestión, dejando en manos de una nueva jefatura, el poner en funcionamiento de manera efectiva el departamento de asuntos internos de la policía, practicar de manera periódica la prueba antidoping a sus miembros, auxiliarse de profesionales de la conducta humana para evaluar cíclicamente al personal policial, y la capacitación permanente y continuada sobre derechos humanos, ética, relaciones humanas, seguridad pública entre otros temas y materias.

La Fundación Justicia y Transparencia se mostró preocupada por los datos arrojados por el informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, que ubica a República Dominicana como un país violador de los Derechos Humanos, con una justicia venal y sin independencia.

“No hay dudas de que se trata de una radiografía fiel de lo que estamos viviendo, lo cual indefectiblemente debe invitar a nuestra clase gobernante a una profunda reflexión”, concluyó Potentini.

Subscribete a nustro canal de YouTube