Logo Proceso.com.do
Jueves, 2 de Diciembre, 2021

Aseguran ya se produjo el desastre de las cenizas tóxicas de Punta Catalina que tanto se advirtió

República Dominicana.-La Red de Monitoreo Comunitaria de Paya remitió en la mañana de hoy un video que muestra que toda la zona de los alrededores del batey San José, donde está situada la inmensa montaña de cenizas tóxicas de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, CTPC, está completamente inundada de agua a causa de las fuertes lluvias caídas por el paso de Grace durante estos últimos dos días por la República Dominicana, informaron el Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, y el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, INSAPROMA.

Es un solo lago que impide la entrada a la zona que va desde el batey San José, en el Norte, hasta la carretera que comunica a Paya con Nizao, en dirección Sur. En medio de este lago está la montaña de cenizas de Punta Catalina depositadas a la intemperie y expuestas a los vientos, a la lluvia y al paso de tormentas y de huracanes.

En el video, Franklin Ubrí, integrante de esta Red de Monitoreo Comunitaria, explica que la gran cantidad de agua le impide el paso para poder llegar hasta donde está la montaña de cenizas.

A lo lejos se ve, como Ubrí lo indica, a los equipos pesados trabajando sobre la montaña de cenizas, con los cañaverales inundados de agua.

El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, y el instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, INSAPROMA, aseguraron que con esta inundación en la zona, ya se ha producido el desastre de las cenizas tóxicas de Punta Catalina que por tanto tiempo hemos temido y hemos advertido que ocurriría mientras se mantuvieran depositadas en ese lugar.

Señalaron que de seguro que las fuertes lluvias de Grace han producido una gran correntía en la montaña de cenizas arrastrando estos residuos diluidos en agua hacia la falda de esta loma y allí se ha mezclado con las corrientes de aguas que la rodean en dirección al río Catalina que está situado en un plano inclinado a menos de 800 metros hacia el Este.

Igualmente observaron que se puede concluir que por efecto de la gran precipitación, una gran cantidad de cenizas diluida en agua penetró al manto freático por bajo de la montaña de estos residuos.

Es previsible que esta contaminación del agua subterránea y superficial en la zona con los tóxicos contenidos en estas cenizas se propagará a toda la región, comprometiendo peligrosamente el agua potable y de regadío.

Manifestaron que los daños por la contaminación del agua con mercurio, azufre, arsénico, talio, boro, molibdeno, antimoneo, rubidio, estroncio, bario, plomo y litio serán catastróficos tanto para los suelos, los cultivos, los animales como para los habitantes que de alguna manera utilicen el agua contaminada con estas sustancias tóxicas.

Tal como lo comenta Franklin Ubrí en la narración que hace en el video sobre la inundación, todo el cañaveral abnegado por las aguas en contacto con las cenizas tóxicas de Punta Catalina está contaminado.

A diferencia de los cultivos de los demás propietarios de la zona, este cañaveral será indemnizado con un pago de US$36,375 por hectárea afectada gracias al contrato de arrendamiento de los terrenos donde se construyó la Central Punta Catalina suscrito entre el Estado y la familia Vicini, que en el artículo 6.2.7 establece esta indemnización por los daños causados por los residuos de la termoeléctrica a la caña de su propiedad.

Lo más grave de lo sucedido es que esta contaminación del agua y de los suelos por las cenizas tóxicas de Punta Catalina, así como de los cultivos, es irreversible. No hay manera de remediarlo.

Peor aún, el desastre del cual estamos siendo testigos por el video compartido por la Red de Monitoreo Comunitaria de Paya, se volverá a repetir cuanta veces vuelvan a pasar los hidrometeoros que tomen el rumbo del Caribe. Esta montaña de cenizas está ubicada muy cerca del litoral justo en el trayecto de depresiones, tormentas y huracanes por el Caribe.

Las entidades llamaron a las autoridades a no perder más tiempo con falsas soluciones y proceder de inmediato a convertir a gas natural a Punta Catalina y a trasladar fuera del país las cenizas depositadas al aire libre en el batey San José.

De continuar produciéndose 400 mil toneladas de cenizas por año y depositándolas al lado del batey San José, expuestas a los frecuentes y devastadores fenómenos meteorológico que azotan la zona cada año, se acabará con toda la agricultura de la provincia Peravia, se contaminará todo el acuífero de Valdesia y se enfermará a la población con un alto número de muertes prematuras.

 

Subscribete a nustro canal de YouTube