A los fines de que sea reestructurado el Estado para eliminar duplicidades en la administración pública, el director del desaparecido Consejo Nacional de Reforma del Estado (Conare) durante la gestión de Hipólito Mejía, en 2004, propuso la reducción de los veintidós ministerios existentes a diez.

En ese sentido el profesional y político considera que con esta acción se emula el concepto de secretarías de Estado, como existe en países como Colombia, Argentina, Francia, España y el propio Haití.

Con su propuesta Tirso Mejía Ricart, coincide con el sociólogo José Antinoe Fiallo, 

Mejía Ricart, tiene sus propias propuestas de lo que debe hacerse para encaminar una reforma de la administración pública, la que concibe en tres etapas.

Dijo que esta abarca, entre otros aspectos, que los ministerios establecerían las políticas fundamentales y las secretarías de Estado ejecutarían sus decisiones, lo que a su juicio, ayudaría a eliminar las entidades repetitivas que absorben los recursos públicos.

Afirma que las propuestas elaboradas por el Conare no fueron implementadas, tanto por falta de tiempo como de voluntad, porque “dentro de cada secretaría de Estado hay sus intereses, a veces contrapuestos con otras secretarías de Estado similares.

Ricart, explicó que hay varias de estas secretarias que quedarían dentro de un ministerio, y una secretaría como subsecretaría”, puso como ejemplo, la integración del Ministerio Público con el de Interior y Policía, como sucede en otros países.