Santo Domingo. El Departamento de Investigaciones Criminales (DICRIM) investiga el presunto suicidio de un agente de seguridad de una sucursal del Banco Popular en la Plaza Haché, de la Avenida John F. Kennedy.

El cadáver del vigilante, identificado como Pablo Sánchez, de 66 años, fue encontrado en el baño de la sucursal bancaria. 

De acuerdo a la Policía, el hecho ocurrió alrededor de las 9:40 de la mañana de esta viernes. 

Los empleados del banco explicaron que, como de costumbre, Sánchez llegó al lugar a su hora habitual, saludando y hablando con todas las personas.

De acuerdo a otras versiones, Don Pablo, que tenía más de diez años trabajando en el Banco, había llamado ayer llorando a su hija Paola Sánchez, pero no le explicó el motivo por el cual lloraba. 

Se presume que el agente de seguridad utilizó su propia arma para quitarse la vida. 

Unidades del 9-1-1 llegaron al lugar, en compañía de agentes del Departamento de Investigaciones Criminales (DICRIM) y la Policía Científica.