El Vaticano resaltó este miércoles el gesto hecho por el Papa Francisco, quien decidió aceptar el galardón denominado Carlomagno 2015 como una iniciativa para enviar un mensaje de paz y para que Europa se dedique a trabajar para que su población viva en medio de un clima de tranquilidad.

De acuerdo a la información ofrecida por el Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, Francisco aceptó el premio, “pero de manera del todo excepcional”, de esta institución con sede en Aquisgrán (oeste de Alemania) que se lo ha concedido por su contribución a la unidad europea.

El funcionario dijo que el Santo Padre tomó la decisión en nombre de la Paz para que los habitantes y las autoridades europeas sientan el compromiso de luchar por la paz, no solo en ese continente, si no en todo el mundo.

De acuerdo a lo expuesto por el Vaticano, Francisco explicó que recibió el obsequio premio para dedicarlo a Europa como gesto para animar a trabajar por la paz”, son las palabras que refirió el papa al portavoz.

Francisco siempre se ha dicho contrario a acoger premios y galardones y aunque lo ha aceptado en este caso no irá a recibirlo a Aquisgrán sino que una delegación de la institución acudirá a Roma para entregarlo en una fecha aún por definir.

Los premios Carlomagno se entregan desde 1950 a personalidades o instituciones que se hayan destacado por los méritos a favor de Europa.