La cantante Pink será la encargada de interpretar el himno estadounidense en el partido de la Super Bowl que se disputará el 4 de febrero en Minneapolis, informó la Liga de Football americano (NFL).

“Espero con ansias el 2018. Estoy muy contenta por los Grammy. La Gira. Y otra cosa que es un secreto”, tuiteó la artista, de 38 años, el 5 de enero.

Justin Timberlake protagonizará por otro lado el descanso de la Super Bowl, uno de los espectáculos con más audiencia y cotizados a nivel publicitario en el mundo.

El artista es recordado por participar en la actuación de Janet Jackson en 2004, a la que destapó un pecho por “un fallo de vestuario”.

El último disco de Pink, “Beautiful Trauma”, salió a la venta en octubre de 2017, mientras que Timberlake publicará su nuevo trabajo, “Man of the Woods”, dos días antes del partido.