Rodríguez Marchena defendió la integridad del actual director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, Francisco, al acudir al Ministerio Público para exigir que se profundicen las investigaciones.

“Tenemos que reconocer que el propio Francisco Pagán, que es un hombre eminentemente serio, honesto, inició la acción pública; es quien ha demandado de la Procuraduría para investigar el caso y se apliquen las sanciones”, manifestó Marchena, director de Comunicaciones de la Presidencia de la República.

Roberto Rodríguez Marchena fue categórico al decir que “el Presidente de la República tiene la mayor disposición de que este caso llegue hasta las últimas consecuencias y cuando digo hasta las últimas consecuencias, es que la justicia tiene la más absoluta libertad para establecer las sanciones”.

Asimismo, garantizó que “de lo que el pueblo dominicano puede estar seguro es que habrá sanción”.

De igual forma, Marchena aseguró que el Gobierno continuará con el proceso de democratización de las obras de construcción, porque se trata –dijo- de un proceso que ha permitido a muchos dominicanos participar de modo igualitario.

Caso OISOE no ha provocado crisis al Gobierno

El portavoz del Gobierno aseguró que el “escándalo” no ha causado crisis alguna en el Gobierno, y que de hecho, “el Gobierno es el primer interesado en que se dirima a profundidad, a través de los canales investigativos y de ley pertinentes”.

Roberto Rodríguez Marchena recordó que durante muchos años las obras públicas eran asignadas grado a grado ó a grandes empresas que garantizaban su cumplimiento a tiempo, o grandes empresas calificadas de construcción.

“Al llegar, el presidente Danilo Medina entendió que era necesario democratizar la asignación de las obras, porque había una cantera de pequeñas empresas de construcción, de ingenieros y arquitectos que necesitaban tener la oportunidad de acceder y ejercer su profesión y es así que se inician los sorteos de obras”.

El arquitecto David Rodríguez García concluyó en febrero la remodelación de la escuela Francisco del Rosario Sánchez, en Peralcvillo de la provincia Monte Plata, obra que ganó en un concurso en enero del 2013.

Su suicidio, confirmado por Patología Forense, destapó lo que hoy ha generado en un escándalo en torno a las ejecutorias de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado –OISOE- y la denunciada “mafia” por parte de empleados y exempleados, que supuestamente extorsionaban a ingenieros y contratistas.

David Rodríguez dejó una nota en la que acusó a Yoel Soriano y a Alejandro Isidoro De Los Santos Medrano, de haberlo obligado a incurrir en deudas que “ahora me son imposibles de pagar”.