CIUDAD DEL VATICANO -El papa Francisco lamentó el domingo un recrudecimiento de la violencia en la República Centroafricana y dijo que todavía desea visitar ese país durante su peregrinación por África este mes.

El Vaticano dio a conocer en octubre detalles del peregrinaje del 25 al 30 de noviembre por África, que incluye además visitas a Uganda y Kenia. Pero las declaraciones de Francisco el domingo ante una muchedumbre de fieles en la Plaza de San Pedro resaltan la posibilidad de que su escala en República Centroafricana cambie o sea cancelada.

El pontífice dijo a peregrinos y turistas en la plaza que quiere mostrar la cercanía de la iglesia a la “nación afligida y atormentada ” y animar a su gente a trabajar por la reconciliación. Habló del “viaje apostólico que espero poder efectuar a esa nación”.

La violencia en República Centroafricana obligó a posponer las elecciones presidenciales y parlamentarias de octubre a diciembre. El itinerario de Francisco incluye una visita a un campo de refugiados.

Francisco dijo que hubo “incidentes dolorosos en estos días que empeoraron la delicada situación en República Centroafricana, causando grandes preocupaciones en mi alma”. El papa no culpó a nadie pero pidió “todas las partes involucradas un fin de este ciclo de violencia”.

Su itinerario incluye una visita a un campamento de refugiados en Bangui, la capital de la república Centroafricana.

Un Año Sagrado Católico para enfatizar la misericordia y la reconciliación comienza el 8 de diciembre en el Vaticano e incluye a catedrales e iglesias en todo el mundo. En Bangui, el papa planea abrir la Puerta Sagrada de la catedral para inspirar sentimientos de reconciliación.

Asuntos de seguridad han influido considerablemente en peregrinajes papales previos.

En 1979, el papa Juan Pablo II canceló una escala en Irlanda del Norte luego que la guerrilla del Ejército Republicano Irlandés (ERI) asesinó a Lord Louis Mountbatten un mes antes de cuando arribaría el pontífice. Juan Pablo II también canceló una visita a Sarajevo durante la guerra de los Balcanes en 1994. Cuando finalmente visitó la ciudad tras la guerra, se descubrió una bomba en la ruta que planeaba recorrer.