La agencia Marroquí de noticias –MAP- informó sobre la condena dictada a 21 personas, entre ellas cuatro miembros de los servicios de seguridad de esa nación, a penas de entre dos y diez años de cárcel por “secuestro, corrupción y abuso de poder”.,

La agencia dijo que la medida fue tomada por el Tribunal de Apelación de Rabat y que dos de los cuatro miembros de los servicios de seguridad han sido condenados a 10 años de cárcel, mientras que los otros dos han recibido penas de ocho y seis años.

Explicaron que las acusaciones fueron, entre otras, “corrupción, tráfico de influencia, abuso de poder, fraude y divulgación de secretos profesionales”.

De acuerdo a la nota publicada por el medio de comunicación, cada uno de los cuatro policías deberá pagar 600.000 dirhams (56.000 euros) a una de sus víctimas.

El resto de los condenados, cuyas penas de prisión varían entre los dos y los seis años de cárcel, han sido acusados de “corrupción, abuso de poder, tráfico internacional de drogas, falsificación de documentos administrativos y no denunciar un crimen”.

El pasado mes de octubre, el Tribunal Militar de Rabat condenó a cinco gendarmes marroquíes, de distintos grados, a penas de hasta un año y medio de cárcel por proporcionar información a un narcotraficante.