El bèisbol nuestro tiene tantas particularidades  y curiosidades a la vez,  que el caso de Mendy lòpez Jr no ha sido la excepciòn.

Parecido al  caso de una pelìcula dirigida por David Fincher (El curioso caso de Benjamin Button)  y que he visto unas quince veces, sin hartarme, lo de Lòpez ha venido a tener su particularidad, pues Button naciò viejo trasformàndose en un ser fìsicamente màs joven ( no como Dorian Gray) y aquì si vale el tèrmino, pues Mendy serà el puente para un dirigente entrado en años  (67) y con una vasta experiencia en nuestro bèisbol.

Las Estrellas Orientales, con un gran material en el terreno, tuvieron una temporada dividida en dos: en la primera  parte presentaron un registro impresionante (9-4), en la segunda perdieron su brillo (4-9) provocando el despido del dirigente Pat Listach y nombrando al lìder històrico de jonrones de la LIDOM Mendy Lòpez Jr.

El hijo del destacado narrador del mismo nombre se habìa desempeñado como asistente de Listach en la temporada. Senalò al iniciar la estaciòn que en varios años le gustarìa dirigir algùn equipo criollo, sobretodo a las Estrellas Orientales.

Treanor estarà presente con las Estrellas desde hoy, pero la impronta de Lòpez ha llamado la atenciòn de todos los que estamos ligados al negocio. Sabìamos que Mendy harìa un buen trabajo, pero no perfecto. Ha ganado los seis juegos que ha dirigido, incluso los dos primeros viniendo de atràs en un perìodo que sucediò a cinco derrotas seguidas.

El domingo pasado en la visita de los orientales al Julìan Javier, hogar de los Campeones Nacionales, puede ver el cambio de actitud de los jugadores verdes. Parece como si Mendy se hubiera metido en el cerebro de cada uno o como dirìan los videntes, una luz màgica cubriò con su manto estelar a los paquidermos.

Cuando estuvo como coach de bateo con los Gigantes del Cibao en el Round Robin del 2013-14 me señalò que harìa algunos ajustes con algunos jugadores, para el presente y  futuro. Me indicò el caso de Alexi Casilla, quien habìa producido muy poco con el madero en los primeros cuatro juegos de  la semifinal. Casilla le pidiò que debìa hacer, Mendy simplemente le buscò un bate màs liviano y a partir de ahì el Capitàn de los Gigantes fue uno de los outs màs difìciles del Round Robin.

No se que  pasarà con las Estrellas con Treanor como dirigente, pero el Gerente General Josè Serra y la plana mayor de los verdes deben entender que Mendy ha sido lo màs parecido a ganarse la loterìa.

Mendy apenas se ha dejado ver en una parte de un Round Robin y en seis partidos como dirigente, en un caso curioso para un joven que a base de dedicaciòn, respeto por el juego y gallardìa ha  sido un ejemplo para el bèisbol.

Por Horacio Nolasco