Este jueves por la tarde, día en que se celebra la Nochebuena, Las principales calles y avenidas del Gran Santo Domingo comenzaron a quedar vacías, mientras aumenta el flujo de personas que sale de la ciudad a pasar la Navidad con sus familias en las provincias del interior del país. 

Los extensos y prolongados taponamientos que cada día caracteriza la circulación de vehículos y que amargan la vida de los capitaleños, empezaron a ceder.
En las paradas de autobuses y minibuses que conducen a las provincias de las zonas Este, Norte y Sur del país, el flujo de pasajeros aumentaba en la medida en que avanza la tarde.

En la empresa de transporte Caribe Tours, por ejemplo, se observaron largas filas de personas comprando boletos de viajes, en tanto que, a cada instante, salía un autobús llenó de pasajeros hacia diferentes destinos.
Familias enteras, cargando bultos y maletas, abordaban autobuses.

Una situación similar acontece en las paradas del kilómetro 9 de la autopista Duarte, de las avenidas Independencia, José Martí y Duarte, entre otras.

La Vega, La Romana, Dajabón San Francisco de Macorís, San Juan de la Maguana, Sánchez Ramírez, Jarabacoa, Río San Juan, son algunas de las ciudades con más viajeros.

 “El flujo de pasajero es inmenso, las guaguas no dan abasto, desde las tres de la mañana están saliendo pasajeros, y ayer por igual”, dijo el chofer que conduce un autobús hacia el Este. .

Los precios en esta ocasión no han variado, y dependiendo de la ruta oscilan entre RD$150 y RD$265, experimentando un ligero aumento cuando se trata de unidades expresas.