Fibrina, plasma rico en plaquetas y ozonoterapia en ulcera crónica.

Es una proteína fibrilar con la capacidad de formar redes tridimensionales. Esta proteína actúa como una especie de pegamento o hilo entre las plaquetas que se exponen en alguna herida; la fibrina mantiene a la costra pegada a la herida hasta que aparezca una nueva capa de piel.

Esta proteína desempeña un importante papel en el proceso de coagulación, dadas sus propiedades. Tiene la forma de un bastón con tres áreas globulares y la propiedad de formar agregados con otras moléculas de fibrina formando un coágulo blando

Las ulceraciones cutáneas son un problema clínico común que aparece con el aumento de la edad media de la población. Los problemas de cicatrización no son infrecuentes cuando hay factores predisponentes como artritis reumatoidea, diabetes, trastornos circulatorios periféricos, obesidad o cicatrices previas.

El papel clave de los factores de crecimiento en la curación de heridas ha estimulado significativos esfuerzos de investigación apuntando a probar diferentes productos derivados de plaquetas como tratamientos para mejorar la curación de heridas crónicas.

La fibrina rica en plaquetas conteniendo leucocitos (L-PRF) es una matriz 100% autóloga derivada de la propia sangre del paciente y no contiene aditivos. El proceso de obtención de L-PRF concentra las plaquetas de 3 a 5 veces la cantidad encontradas en la sangre total. Una vez que las plaquetas son activadas por la trombina autóloga, se inicia la cascada de coagulación. Los gránulos α contenidos en las plaquetas liberan factores de crecimiento vitales.

El uso combinado de este nuevo material biológico con la ozonoterapia en el tratamiento de úlceras cutáneas representa una nueva sinergia en la experiencia clínica destinada a mejorar los resultados clínicos.

La experiencia obtenida en la aplicación de la ozonoterapia y el adquirir nuevos conocimientos en el papel de los factores de crecimiento para el tratamiento de úlceras cutáneas, pie diabético y heridas crónicas lleva a la posibilidad de integrar ambas terapias y determinar de forma empírica qué resultados pueden obtenerse, siempre pensando en beneficio del paciente y cómo explorar soluciones, con fundamento científico, a los problemas de salud que afectan a la población.

Estudios recientes demostraron que la ozonización del plasma heparinizado promueve la agregación plaquetaria acentuando así la liberación de sus factores de crecimiento. López Baldizón, Miguel R.

Revista Española de Ozonoterapia, vol. 7, nº 1, pp. 59-65, 2017

Varios estudios han demostrado que la dinámica y la eficiencia del proceso de curación de una herida involucran una serie de complejos eventos dinámicos, incluyendo la hemostasia, inflamación, formación de tejido de granulación, epitelialización, neovascularización, síntesis de colágeno y contracción de la herida. Las plaquetas sanguíneas juegan un rol importante en iniciar la curación de una herida cutánea. Ellas se adhieren, se agregan y liberan numerosos factores de crecimiento, moléculas adhesivas y lípidos que regulan la migración, proliferación y función de queratinocitos, fibroblastos y células endoteliales. Adicionalmente, las metaloproteinasas de la matriz han sido implicadas en una excesiva degradación de la matriz extracelular en úlceras venosas crónicas con el fallo resultante de la finalización del proceso de curación.

La matriz natural es rica en plaquetas, factores de crecimiento y citoquinas que se derivan de las plaquetas de la sangre y leucocitos. La presencia de estas proteínas se ha demostrado producir una rápida cicatrización, especialmente durante los críticos siete días después de su colocación. Esta matriz promueve la migración y proliferación celular de una manera más eficiente, sin añadir ningún aditivo químico o trombina bovina.

Uso combinado de ozonoterapia y fibrina autóloga rica en plaquetas y leucocitos (L-PRF) en el tratamiento de úlceras cutáneas.

Revista Española de Ozonoterapia, vol. 7, nº 1, pp. 59-65, 2017

A diferencia de otros productos plaquetarios, las citoquinas como el factor de crecimiento vascular endotelial, el factor de crecimiento derivado de plaquetas y el factor de crecimiento transformador β continúan siendo liberados por más de una semana. El tiempo crítico de transición entre la curación de tejidos blandos y duros ocurre entre 7 y 14 días.

Además de ser rico en plaquetas, la L-PRF es rica en leucocitos que juegan un rol crítico en el proceso de curación como mediadores de los procesos inflamatorios y de vascularización. La fibrina en L-PRF es una malla de polímero proteico que consolida el coágulo y progresivamente atrapa células regenerativas durante la subsecuente curación de la herida

Las indicaciones terapéuticas del ozono están fundamentadas en el conocimiento de que bajas concentraciones de ozono pueden desempeñar funciones importantes dentro de la célula. Se han demostrado a nivel molecular diferentes mecanismos de acción que soportan las evidencias clínicas de esta terapia.

En estos casos la ozonoterapia aporta como mecanismos de acción generales los siguientes efectos: 1) efectos desinfectantes y tróficos directos, 2) efecto antibacteriano debido a su capacidad germicida producida por su alta capacidad oxidante sobre las paredes bacterianas, 3) incrementa la deformidad de los glóbulos rojos con un relativo mejoramiento de la circulación sanguínea, 4) mejora la entrega de oxígeno a los tejidos, 5) disminuye el dolor por su acción analgésica y antiinflamatoria y 6) activación de plaquetas para la liberación de factores de crecimiento, 7) es seguro y económico.