SANTIAGO DE CHILE,-El presidente Sebastián Piñera anunció el lunes que regularizará gradualmente la situación de más de 300.000 inmigrantes irregulares en Chile y otorgará visas humanitarias a venezolanos y haitianos.

El anuncio fue formulado en uno de los salones del palacio de gobierno de La Moneda durante la firma del proyecto de ley de migración que incluye artículos de uno que Piñera había enviado al Congreso en su anterior gobierno (2010-2014) y algunas propuestas de otra normativa presentada por la expresidenta Michelle Bachelet en 2017.

Mientras no se apruebe la nueva ley migratoria estará vigente un instructivo presidencial.

Piñera dijo que en el caso de los venezolanos y considerando “la grave crisis democrática que actualmente afecta” a ese país se creará una “visa de responsabilidad democrática” que deberá solicitarse en los consulados chilenos en Venezuela. La misma otorgará un permiso de residencia temporal por un año prorrogable por igual período y también permitirá la solicitud de la residencia definitiva. Esta nueva visa podrá solicitarse desde el 16 de abril.

A su vez y “con un sentido humanitario y privilegiando la reunificación familiar, se establece un visado para fines humanitarios de 12 meses de duración” que podrá solicitarse en el consulado chileno en Haití a partir de julio y que luego permitirá pedir la residencia definitiva. Estas visas tendrán un número máximo anual que no fue precisado.

Según estadísticas de la policía de investigaciones entre 2014 y 2017 ingresaron a Chile 175.000 venezolanos seguidos de 170.000 haitianos y 77.000 colombianos.

Para enfrentar la inmigración irregular en Chile, explicó Piñera, “se abrirá un proceso gradual de regularización extraordinaria” para quienes estén en situación irregular y hayan entrado al país antes del 8 de abril.

En uno de sus apartados el proyecto crea “una visa temporaria de orientación internacional que también deberá solicitarse fuera de Chile, otorgada por 12 meses prorrogables y permitiendo pedir la visa definitiva a los extranjeros que cuenten con un postgrado de universidades de prestigio mundial”. También podrán pedir visas definitivas los extranjeros que hayan cursado un postgrado en universidades chilenas. Ambas se implementarán a partir de agosto.

A su vez desde el 23 de abril ya no se podrá pedir visado temporario en Chile pero entrará en vigor una visa temporaria de oportunidades que se deberá solicitar fuera del país y que está orientada a los migrantes que quieran venir a emprender o trabajar por 12 meses, con posibilidad de una prórroga por igual período.

La obsoleta ley de migraciones de Chile de 1975 pone énfasis en el ingreso y permanencia de los extranjeros, los tipos de visas que necesitan y las causales de expulsión. Sin embargo, no aborda la temática relacionada con los derechos de los inmigrantes.

El proyecto también propone la creación de un registro nacional de los extranjeros que se encuentren en Chile y sus categorías migratorias.

Por último, los visados de turistas no permitirán trabajar ni aspirar a una residencia pero sí habrá una visa de residencia temporal para laborar y después se podrá obtener una residencia permanente.