SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Residentes en los edificios conocidos como Los Invasores en el sector Invivienda de Santo Domingo Este, pidieron a las autoridades acudir en su auxilio antes de que ocurra una tragedia debido al deplorable estado en que viven.

Manifestaron que en diversas ocasiones representantes del Instituto Nacional de la Vivienda se han presentado en el lugar para analizar el estado de las edificaciones de los apartamentos,  sin embargo nunca regresan con una solución a la problemática.

A casi dos meses de la muerte de una mujer a la que le cayó un techo encima, los residentes en los edificios dicen temer que la situación se repita con otras familias.

Julio González era el esposo de Ramona Minaya, quien perdió la vida mientras desgranaba guandules en su casa el pasado 28 de febrero.

Otras 16 familias temen correr la misma suerte. Argumentan que debido a la falta de apoyo decidieron por cuenta propia dar mantenimiento a los edificios.

Doce días después de la tragedia que cobró la vida de la mujer, la junta de vecinos coordinó una concentración frente a las instalaciones del Invi, donde alegadamente fueron recibidos por una comisión, no obstante estos siguen a espera de que la institución les ofrezca una mano amiga.