REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Los Golden State Warriors sobrevivieron en la prórroga (124-114) al ciclón LeBron James, autor de 51 puntos, mejor marca de su carrera en “playoffs”, gracias a un tremendo despiste de J.R. Smith que provocó una prórroga en la que los vigentes campeones se mostraron intratables. J.R. Smith, con el partido empatado, cogió un rebote de un tiro libre y en lugar de atacar la canasta se fue al centro de la pista creyéndose ganador.

Warriors se adelanta 1-0 en las finales, que se disputan al mejor de 7 encuentros.  James, en una de las mejores actuaciones de todos los tiempos, añadió ocho rebotes y ocho asistencias en 48 minutos. Solo otros cinco jugadores en la historia han sido capaces de alcanzar los 50 tantos en un partido de las Finales: Elgin Baylor, Michael Jordan, Rick Barry, Jerry West y Bob Petit.

En los últimos instantes de la prórroga, James discutió con Curry y Klay Thompson. Poco después, Tristan Thompson y Draymond Green estuvieron cerca de liarse a golpes.

Tras revisar la repetición, los árbitros marcaron una falta flagrante de Tristan Thompson y lo expulsaron, a 2,6 segundos del final.

James se mostró incrédulo en los últimos compases del tiempo regular, cuando los Warriors evitaron la derrota en forma asombrosa.