19 de Enero, 2019
Por:  - jueves 16 agosto, 2018

Argentina autoriza la producción de un fármaco para abortar

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Senado argentino decidió que el aborto continúe como un delito penado con la cárcel, salvo en caso de violación o riesgo para la salud de la madre, pero el país austral da cada vez más pasos hacia una legalización de facto. La Anmat, la oficina que regula la producción de medicamentos, ha autorizado por primera vez a un laboratorio nacional para la fabricación con fines obstétricos de misoprostol, un fármaco que la Organización Mundial de la Salud considera como uno de los métodos más seguros para interrumpir embarazos. El laboratorio Domínguez recibió luz verde para vender misoprostol a hospitales pero ha solicitado también permiso para distribuirlo en farmacias.

Ahora, la mayoría de argentinas que quiere interrumpir un embarazo no deseado recurre a una mezcla de misoprostol y diclofenac que se comercializa como protector gástrico. Pero el conocimiento de esta droga aún no es generalizado o hay personas gestantes que no pueden pagárselo.

El aborto figura como principal causa de mortalidad materna en más de la mitad de las 23 provincias argentinas (en la práctica estados federados a los que hay que sumar la Ciudad Autónoma e Buenos Aires), en las que hoy en día es muy difícil la aplicación lo previsto en el Código Penal, debido a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios y a las trabas del sistema.