13 de Diciembre, 2018
Por:  - martes 20 noviembre, 2018

Cowboy de la cocaína Willie Falcon busca en RD un refugio seguro y placentero

MIAMI, EE UU.-El capo cubano de la droga Willie Falcon, recientemente aceptado como residente por República Dominicana, fue acusado de haber traficado más de dos billones de dólares en cocaína hacia los Estados Unidos, según asegura el portal CBS Miami, a la firma del periodista Jim DeFede.

Un portavoz del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, llamado Steven Stafford, confirmó a la CBS la salida de Falcon del territorio estadounidense, diciendo simplemente una oración: “El señor Falcon Ramos fue removido de los Estados Unidos”.

“Construyeron uno de los mayores imperios del narcotráfico en el país. Vivían una vida que era parte de Miami Vice y parte de Scarface”, señala la publicación de CBS Miami.

Las intenciones de las autoridades norteamericanas era depórtalo a Cuba, su país natal, y de donde salió cuando era niño (ahora tiene 61 años). Sin embargo los abogados de Falcon señalaron que su vida correría peligro en Cuba porque, supuestamente, había financiado a grupos paramilitares para derrocar al régimen de Fidel Castro en la década de 1990.

CBS Miami informó que la deportación se produjo el pasado fin de semana, aunque el Miami Herald reportó que ocurrió el día 6 de noviembre.

“No haremos comentarios sobre este caso”, dijo Steven Goldstein, uno de los abogados de Falcon.

Los canales de televisión de Estados Unidos se hicieron eco de la confirmación de la deportación de Falcón, quien había pedido no ser enviado a su país de origen porque temía por su vida y fue aceptado por las autoridades dominicanas.

Falcón, que terminó este año la condena que en su día le impuso la justicia estadounidense, fue deportado el pasado 6 de noviembre, según dijeron fuentes de la oficina de Inmigración y Aduanas de EE.UU. al canal NBC 6.

Augusto “Willie” Falcón operaba junto con Salvador Magluta, también de origen cubano, una de las mayores redes de narcotráfico en Estados Unidos.

Los dos fueron acusados en 1991 por un jurado federal del contrabando de al menos 75 toneladas de cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos.

Fueron absueltos en un primer juicio, en el que compraron a los jurados, pero en un segundo juicio fueron condenados a largas penas de cárcel por delitos relacionados con el narcotráfico.

“Willie” Falcón llegó a un acuerdo con la Fiscalía y fue sentenciado a una pena reducida de 20 años de cárcel, que terminó de cumplir en junio pasado.

El hermano del capo de origen cubano, Gustavo Falcón, quien fue acusado de delitos similares a los de “Willie”, escapó antes de que la justicia actuase contra ellos y estuvo prófugo 26 años, hasta que en 2017 fue relocalizado y detenido.

Un juez federal sentenció el pasado 25 de abril a once años de cárcel a Gustavo Falcón.

Tras la deportación de Augusto “Willy” Falcón a República Dominicana se han generado ciertas interrogantes del porqué este acusado de narcotráfico de origen cubano, fue traído al país en vez de ser llevado a su nación, Cuba.

La explicación de que no fue llevado a su país es que este pudo haber enfrentado la pena de muerte, aseguraron los abogados de uno de los jefes de una red de narcotráfico que operó desde los años 70 y hasta comienzos de los 90 y cuyos integrantes eran conocidos como los “Cowboys de la cocaína” en Miami, Estados Unidos.

A mediados de este año, los abogados de Falcón presentaron una petición a la jueza estadounidense Agnelis Reese, para insistir en el argumento de que el cubano pudiera residir en territorio estadounidense en lugar de ser deportado a su país, puesto que allí su vida corría peligro. Según un publicación en el portal de 14ymedio.com

En esta petición la defensa explicó que Falcón desempeñó un “papel clandestino en la financiación de un plan de la CIA” en la década de 1990 para “matar a Fidel Castro”, por lo que su deportación implicaría una casi segura sentencia de muerte en Cuba.

Falcón, de 62 años, quien había pedido no ser enviado a su país de origen porque temía por su vida, fue aceptado este mes por las autoridades dominicanas, tras quedar en libertad en junio pasado luego de ser sentenciado a 20 años de cárcel por narcotráfico.

“Willy”, como también es llamado, operaba junto al también cubano Sal Magluta, otro notorio “Cowboy de la cocaína”, ambos traficantes “clave de los carteles colombianos de la droga”.