24 de Abril, 2019
Por:  - martes 22 enero, 2019

Sigue subiendo cifra muertos en México por explosión toma ilegal de gasolina

MEXICO (EFEUSA).- Omar Fayad, el gobernador de Hidalgo, dio a conocer que en las últimas horas dos personas más se sumaron a la lista de fallecidos a causa de la explosión del viernes en una toma clandestina en la comunidad de San Primitivo en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo.

Con este nuevo anuncio, la cantidad de muertos pasó de 89 a 91. Las autoridades del gobierno también informaron que las personas que aún se mantienen hospitalizadas son 52.

Fayad expreso en conferencia de prensa que la cifra puede crecer, “lo que sigo teniendo es 52 heridos en más de una decena de hospitales entre Hidalgo, Estado de México y Ciudad de México. Algunos de ellos se encuentran realmente graves”.

El gobernador aseguró que en el área de la explosión del ducto Tuxpan-Tulancingo de Petróleos Mexicanos (Pemex), aún se buscan restos de personas hasta con drones, debido al grado de calcinación que muestran los cuerpos que fueron rescatados. Existen 68 restos humanos de entre los que solo se han identificado a nueve personas, de las cuales, siete ya fueron entregadas a sus familiares.

La fiscalía de México informó este lunes que en los próximos días llamará a declarar a funcionarios encargados de atender la enorme explosión.

Según información publicada por el diario El Universal, el fiscal general, Alejandro Gertz, dijo que se busca esclarecer si hubo negligencia relacionada con la tardanza para atender la emergencia. “Ese es un tema fundamental, la cronología de los hechos tiene que quedar absolutamente clara y precisa”, afirmo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien llegó al poder el 1 de diciembre pasado, comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos a través de los ductos de Pemex, que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Para tal fin, se reforzó con miles de agentes la seguridad en los ductos y se transportó más gasolina con pipas (camiones cisterna), lo que hacausado una crisis de desabastecimiento en diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas y compras de pánico.