• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
13 de Mayo, 2020
Por:  - viernes 27 marzo, 2020

La humanidad como la conocemos cambió

El 30 de enero del 2020 la Organización Mundial de la Salud (WHO) declaró el COVID-19 o Coronavirus como un riesgo para los sistemas de Salud Pública de interés internacional.

El 11 de marzo del 2020 lamentablemente la WHO declaró en estado de pandemia a la humanidad. ¡No le cometeré lo que ya sabe, le invito a leer el artículo hasta el final!

Más rápido que tarde, nuestras vidas como la conocíamos cambiaron; para las sociedades médicas ha parecido un siglo; para algunas familias también.

Hoy nos encontramos luego de duros golpes reaprendiendo lo que es el sincero afecto, la compresión y la solidaridad.

Colegas médicos, miembros de la sociedad civil y militar se encuentran arriesgando sus vidas y las de sus familias que lo esperan en casa a cambio de salvar seres humanos que no conocen.

Parece ser que hoy somos más humanos que nunca.

Muchos han perdido la batalla con la tranquilidad del deber cumplido y se despiden con la esperanza de poder ver la luz Divina.

En el trayecto han surgido investigadores, estudios, combinaciones de medicamentos y grandes emprendedores a nivel nacional e internacional con el único fin de poder aliviar la carga del mundo.

La indiferencia global hacia los individuos y hacia nuestro planeta nos pasa factura. La necesidad de tener el dominio del mundo y tener la razón, nos colocan en el lugar donde nos encontramos cada uno de nosotros en el día de hoy.

Un lugar donde reina la incertidumbre, la preocupación, el arrepentimiento y la desigualdad, mientras muchos lloran en la distancia la pérdida de un ser querido porque no pudieron decirles todo lo que en vida debieron.

Hoy añoramos los abrazos, los besos, las reuniones de amigos y los domingos en familia.

Hoy que no podemos, deseamos fervientemente hacer todo lo que la ley nos prohíbe porque resulta que ni en momentos de emergencia nacional, logramos ponernos en la piel de los demás mostrando un gesto de amor sincero, quedándonos en casa.

Las cambiantes informaciones que recibimos de las sociedades médicas internacionales y de la WHO llegan a ser hasta abrumadoras, sin embargo, lo que nunca ha cambiado desde la aparición del primer caso de COVID-19 en diciembre del 2019 en la ciudad de Wuhan, China es que:  LO UNICO QUE DETIENE LA TRANSMISIÓN DEL VIRUS ES EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL.

¿Que puedes hacer para convertirse en un ciudadano de la Humanidad?

1 – Quédate en casa. Quedándose en casa, cuida a su familia impidiendo que el virus entre en su hogar gracias a usted.

2 – Cuide al personal sanitario. Recuerde el aislamiento social es ahora (hasta el momento de escribir este artículo) el único método efectivo para evitar que continúe expandiéndose la pandemia.

3 – No salga ni asista a los centros de salud si ha estado en contacto con algún paciente positivo para el COVID-19 al menos que su salud se encuentre en riesgo o cambien los lineamientos del Ministerio de Salud de RD.

4 – Si presenta síntomas de fiebre y dificultad respiratoria:  avise de inmediato a través de los canales que ha habilitado el Ministerio de Salud para estos fines.

5 – Si debe salir del hogar: guarde la distancia de 1 metro (3 pies), no toque su nariz, boca ni ojos. En caso de toser cúbrase con papel desechable o tosa sobre su codo y practique el lavado de manos frecuente.

6 – En estos momentos, consultar físicamente para entrega de resultados, prescripciones médicas, informes médicos no es una emergencia. Cuide a su médico, contáctelo vía el celular o por correo electrónico. Históricamente ahora nos corresponde luchar por sus vidas y las nuestras.

7 – Realizar estudios electivos (mapa, holter del ritmo, ecocardiogramas), procedimientos como endoscopías, biopsias y cirugías electivas supone un altísimo riesgo tanto para el paciente como para el personal sanitario; aplácelo, ¡ya tendremos tiempo para hacerlo todo!

Esta pandemia dejará grandes cicatrices a todos menos al planeta que registra los mayores cambios positivos en los últimos 30 años.

Depende de cada uno de nosotros si nos convertimos en individuos resilientes o perdemos la batalla que apenas inicia.

Mientas nos decidimos en cual categoría queremos estar, no olvidemos agradecer diariamente a aquellos que ya se convirtieron en ciudadanos del mundo, arriesgando sus vidas por todos nosotros.

Gracias a nuestros médicos, enfermeras, técnicos y militares.  Gracias al personal civil combatiendo sus propios temores en los supermercados, bancos y farmacias mientras nos abastecen de insumos básicos.

¡Dios nos proteja y nos guarde!

 

 

Dra. Jeimy Gómez

Cardióloga – Internista