Logo Proceso.com.do
Martes, 5 de Julio, 2022

Ciudadanos continúan desafiando pandemia en playas del país

República Dominicana-Cientos de personas continúan desafiando la pandemia del coronavirus al copar playas como la de Boca Chica, donde se aglomeran, olvidando el uso de mascarillas para evitar el contagio.

Y es que el deseo de disfrutar de la arena, el mar y el sol, que generan las altas temperaturas, superó el miedo al contagio por el Covid-19.

La muestra de ello es la cantidad de personas que este fin de semana abarrotó la playa de Boca Chica y que entre trago y trago se olvidó del uso de mascarillas y el distanciamiento social, como medidas para contener la expansión de la pandemia, que en República Dominicana ha contagiado a más 38 mil 400 personas y matado a más de 2 mil 300.

Pese a la violación de las normas preventivas, los vendedores de esta zona turística, aseguran que respetan y cumplen cada de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, mientras que manifiestan su satisfacción por el incremento de las ventas.

“Nosotros aquí usamos guantes y mascarillas y a los clientes se la exigimos y si no la usan se la regalamos”, aseguró Quico Arias, vendedor de pescado en la concurrida playa, pese a ninguno de los clientes sentados frente a su negocia llevaba tapa bocas.

Pero no todos han podido reiniciar sus actividades luego de la reapertura del turismo. Es el caso de los operadores de Jet Ski, que se quejan de que el Ministerio de Turismo aún no les autoriza a trabajar, pese a que otro tipo de embarcaciones lo están haciendo.

“Nosotros cobramos hasta cuatro mil pesos por hora y yo me llevaba para mi casa hasta mil 500 pesos diario, ahora uno lo que está aquí limpiando mesa y pasando pescado y tratando de dar un buen servicio para llevarse la propina que no pasa de 300 pesos por día, si no nos van a dejar trabajar por lo menos que nos compren los Jet Ski.”, manifestó Luis Terrero, operador Jet Ski.

Dicen que su trabajo les permitía ganar por encima de los mil 500 pesos diarios, pero que ahora deben conformarse con 200 o 300 que consiguen de propina, limpiando mesas y sirviendo pescados.

Estos trabajadores advierten que del gobierno no permitirle volver a sus labores, se verán en la obligación de realizar una huelga en la playa.

Subscribete a nustro canal de YouTube