• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
16 de Septiembre, 2021
Por:  - jueves 13 mayo, 2021

TSA conocerá este viernes acción de amparo que busca paralizar operación barcaza en río Ozama

República Dominicana.-El presidente en funciones de la Segunda Sala del Tribunal Superior Administrativo (TSA) ha fijado para este viernes 14 de mayo la audiencia presencial para conocer la acción de amparo de extrema urgencia presentada el 28 de abril pasado por el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente (INSAPROMA) y la Fundación Programa de Acción Comunitaria por el Medio Ambiente (PACMA), con el  propósito de paralizar las operaciones de la barcaza eléctrica flotante Estrella del Mar II en el río Ozama.

En el recurso, presentado por los abogados de INSAPROMA, Euren Cuevas, Nelson Pimentel y Ernesto Mateo, y representada por el presidente de PACMA, Ysaías Lara Kevelier, se solicitaba que fuese declarada como “amenaza manifiesta” la ampliación de las actividades con una nueva planta -Estrella del Mar III- y se pedía al TSA que ordenase a Medio Ambiente, Superintendencia de Electricidad y a la Comisión Nacional de Energía de “abstenerse de tramitar, decidir o aprobar cualquier tipo de autorización a tales efectos”.

El auto del TSA autoriza a INSAPROMA y a PACMA para citar a comparecer en la audiencia a las instituciones públicas accionadas junto a la empresa propietaria de las barcazas, Seabord Transcontinental, así como a la Procuraduría General Administrativa.

Los abogados relataban en el recurso las continuas violaciones a las leyes medioambientales dominicanas perpetradas por la planta de Seabord Transcontinental y los peligros que acecharían al entorno del río Ozama la operación de una nueva barcaza, la Estrella del Mar III, que aseguran sería una “turbación manifiestamente ilícita o indebida respecto del derecho fundamental de protección del medio ambiente”.

Estas circunstancias justificaban, según los accionantes, “la intervención para hacer cesar cualquier turbación a dichos derechos y, asimismo, evitar eventuales nuevas turbaciones como consecuencia de las pretensiones de ampliación de las actividades contaminantes”.