En una de las convocatorias más reñidas de los últimos doce años seis candidatos compiten para alcanzar la presidencia de Argentina, de los cuales solo tres tienen posibilidades de conseguirla, de acuerdo a las encuestas realizadas hasta el momento.

Los comicios pautados para el próximo domingo prometen ser uno de los más discutidos y controversiales, lo que hace pensar a expertos en procesos electorales, que habría posibilidad de llegar, por primera vez, a una segunda vuelta.

El oficialista Daniel Scioli (Frente para la Victoria), favorito en las encuestas, no tiene asegurada su victoria sobre el conservador Mauricio Macri (Cambiemos) y el peronista disidente Sergio Massa (Una nueva alternativa).

Sin posibilidades, según los sondeos, están los tres restantes: Margarita Stolbizer, de la alianza Progresistas, la única mujer que compite por el sillón presidencial en estas elecciones; Nicolás del Caño, por el Frente de Izquierda, y el expresidente interino (2001) Adolfo Rodríguez Saa (Peronismo Federal).

Son precisamente los tres con menos opciones quienes presentan programas electorales más concretos frente a los favoritos en las proyecciones, que repiten su apuesta por el desarrollo del país tratando de evitar sus planes sobre temas más espinosos, como la lucha contra la inflación, la inseguridad, la política de subsidios, el “cepo” al dólar o el estancamiento económico.

En vísperas de los comicios, Scioli encabeza las encuestas con una ventaja que no le asegura el triunfo en primera vuelta -un 45 por ciento de votos o un 40 por ciento y diez puntos de ventaja- y una segunda ronda podría complicar sus posibilidades de llegar a la Casa Rosada.

De lograrlo, Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires y candidato del kirnchnerista Frente para la Victoria (FpV), coronaría una larga carrera política en la que ha colaborado con peronistas de las más distintas tendencias, desde el liberal Carlos Menem al fallecido Néstor Kirchner.