República Dominicana-La Policía Nacional informó este sábado sobre la muerte a tiros de dos hombres y el arresto de otro, en supuesto enfrentamiento con miembros de Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) en Santiago, cuando junto a un cuarto hombre que emprendió la huida, transitaban a bordo de un vehículo reportado como robado en esa ciudad. 

Los occisos fueron identificados como José Ignacio Rodríguez Rodríguez (a) Roberto, de 30 años, y Yorbin Lorenzo Encarnación, de 32, ambos a causa de múltiples heridas de bala. Mientras que el detenido es Santos Guillermo Torres Gómez, de 43, y se persigue a Ambiórix Luzón Sánchez (a) Punana.

De acuerdo al informe preliminar de la Policía, los cuatro hombres transitaban a bordo de un carro marca Toyota Corolla, año 2003, color gris, placa No. A537634, al que los agentes daban seguimiento tras ser reportado como robado, quienes al percatarse de la presencia de agentes policiales, empezaron a disparar.

El supuesto tiroteo se originó en la calle 33 del Mella II, sector Cienfuegos, de Santiago.

Según la denuncia, el vehículo fue sustraído mediante violencia el pasado jueves, en la residencia de la señora Providencia Consuelo Taveras Guzmán, de 44 años.

En la intervención, los miembros actuantes recuperaron el vehículo en cuestión, ocupando en su interior la pistola de marca ilegible, serie No.G48037, calibre 9mm, con su cargador y dos cápsulas, así como un revólver de marca limada, No.1493996, con tres cápsulas e igual número de casquillos en su recamara, sin ningún tipo de documentos.

Además, al primero de los occisos, Rodríguez Rodríguez (a) Roberto, se le ocupó un celular, mientras que a Lorenzo Encarnación se le ocuparon dos de diferentes marcas y modelos.

Rodríguez Rodríguez, al ser depurado en los archivos policiales, figura con varias fichas, entre ellas por violación a la ley de drogas, porte ilegal de armas de fuego y robo agravado, mientras que Encarnación tiene varios registros por robo.

Asimismo, Santos Guillermo Torres, es señalado por varios testigos como el autor de varios robos en la ciudad de Santiago.

Los cadáveres fueron enviados a la Oficina Regional del INACIF, en esa ciudad, para los fines de necropsia mandatorios.