13 de Diciembre, 2018
Por:  - jueves 05 abril, 2018

El Barcelona derrota al Roma 4 goles por 1 y avanza a semifinales

BARCELONA.-El Barcelona puso pie y medio en las semifinales de la Champions después de golear por 4-1 a una Roma que abandonó el Camp Nou preguntándose cómo es posible tanto infortunio.

Dos goles en propia puerta, un posible penalti de Semedo a Dzeko no señalado y una goleada que se aventura tan definitiva como se puede sospechar inmerecida.

Así solventó el Barça la ida de estos cuartos de final que le mostraron como un equipo menos fresco de lo deseable, que tuvo la cara en el gol, por fin, de Luis Suárez para romper su sequía y la cruz en un Leo Messi que, por una noche, no fue el futbolista definitivo y, siendo de lo mejor del equipo, no llegó a romper el partido como en él es habitual.

Atrevida y contestona, la Roma se plantó en el césped dispuesta a desafiar al Barça con sus mismas armas.

Presión alta, juego rápido y de combinación para mostrar a través de su ambición que su papel de comparsa se quedaría en la previa. Fueron suyos los primeros avisos ante la incomodidad azulgrana, que padeció un primer cuarto de hora impensable sufrimiento.

Hasta el disparo, sorprendente, de Rakitic al palo no despertó el Barça, que echaba en falta la magnificencia de un Messi que perdió los dos primeros balones que tocó y se estrelló hasta tres veces frente a Allison para desespero de una hinchada sorprendida por la falta de contundencia de su equipo ante un rival que le habían presentado tantas veces como inferior que llegó a provocar nervios en la grada.

La apuesta de Semedo que avanzó a Sergi Roberto no pareció resultar afortunada por los problemas que sufría el portugués en el repliegue y las dificultades en hacerse ver del juego ofensivo del equipo azulgrana… Hasta que cerca del descanso una de tantas jugadas embarulladas acabó con un pase de Iniesta a Messi… Que cortó fatalmente De Rossi para marcarse en propia puerta.

El 1-0 fue un alivio que ocultó las dos protestas romanas por sendas faltas que reclamaron como penalties de Semedo y Umtiti y que condujo el partido a un descanso reparador, se suponía, para que el Barça entrase con otra marcha en el segundo tiempo.