El Sindicato de Actores de Hollywood (SAG-AFTRA) exigió que se terminen las pruebas de “casting” en habitaciones de hoteles o en residencias privadas, dos entornos en los que numerosas actrices han denunciado que tuvieron lugar agresiones sexuales como las cometidas por Harvey Weinstein.

“Estamos comprometidos a abordar el escenario que ha permitido a los depredadores explotar artistas tras puertas cerradas y bajo la apariencia de una reunión profesional”, indicó en un comunicado la presidenta del sindicato, Gabrielle Carteris.

Como parte de una actualización de su código de conducta, SAG-AFTRA desveló hoy una directriz en la que instan a los productores y otros altos ejecutivos de la industria a que eviten esos lugares “de alto riesgo” y opten por entornos apropiados para una reunión profesional.

Asimismo, el sindicato pide a sus miembros y a los representantes de actores que se nieguen a participar en encuentros que sucedan en habitaciones de hoteles o residencias particulares.

Tras la enorme polémica en torno al productor Harvey Weinstein, acusado por decenas de casos de agresión sexual, numerosas revelaciones del mismo tipo conmocionaron a Hollywood y salpicaron a artistas como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, James Franco, Brett Ratner, John Lasseter, Louis C.K. o Bryan Singer.

A raíz de estos casos, los movimientos “Me Too” (“Yo también”) y “Time’s Up” (“Se acabó el tiempo”) han animado a las víctimas a denunciar sus casos de abuso y acoso sexual y han reclamado respeto para las mujeres.

EFE