Santo Domingo Este, DN.- Comerciantes de la avenida San Vicente de Paul, expresaron este jueves que corren el riesgo de irse a la quiebra, al verse afectados por la construcción de la segunda línea del Metro.

Los dueños de negocios se quejaron de que la OPRET no recompensa sus pérdidas, a pesar de las promesas que le han hecho desde el pasado mes de enero cuando reiniciaron los trabajos de construcción.

“Ellos nos prometieron indemnizarnos por tres meses, porque fue la promesa y ya la obra va por 5 meses y no responden nuestros reclamos”, expresaron los comerciantes.

Los propietarios de los Centros Comerciales Arturo Genao y asociados, librería Rosario, clínica Dr. Aquino, Comercial Genao, entre otros negocios, expresaron que los establecimientos han quedado tapados por las planchas metálicas usadas para no entorpecer los trabajos de la segunda línea del Metro.

“El lodazar, las piedras, el polvo, y la poca visibilidad de los negocios, nos tiene al punto de la quiebra”, manifestaron Arturo Genao, Rafael Paulino, Alberto Mejía, Erick Alexander y José Cruz, propietarios y representantes de los establecimientos comerciales.

Los afectados también expresaron que se la ha enviado cartas a las autoridades de la OPRET y ellos no le responden la promesa hecha desde el mes de enero, cuando iniciaron los trabajos de construcción.

Dijeron que la falta de visibilidad se ha convertido en un peligro para la seguridad de los transeúntes que se desplazan a ciertas horas de la noche “hace un mes mataron a un hombre que se dedicaba atracar detrás de las planchas metálicas”, expresaron.

Los comerciantes hicieron un llamado al presidente de la República, Danilo Medina y al director de la OPRET para que escuche su reclamo ante la realidad que viven y por el riesgo que corren de ir a la quiebra.