SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La inseguridad arropa a los residentes en el Café de Herrera, quienes aseguran que los robos y asaltos a cualquier hora del día se han convertido en su peor pesadilla.

A la inseguridad se suma la deficiencia en servicios básicos como el agua potable, que solo llega dos veces por semana.

Asimismo, aunque atemorizados por la delincuencia e inconformes por el deficiente servicio, los residentes en este sector de Santo Domingo Oeste dicen estar felices de poder contar con la recogida diaria de la basura, la jornada escolar de Tanda Extendida y una estancia infantil.

Los residentes en el Café de Herrera también dicen contar con un servicio de energía eléctrica eficiente, que si bien no es del circuito de 24 horas las tandas de apagones no son tan extensas.