• Gasolina premium: RD$223.40
  • Gasolina regular: RD$208.60
  • Gasoil premium: RD$187.10
  • Gasoil regular: D$175.30
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$92.20
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $52.05
  • Compra dólar: $51.65
  • Venta euro: €58.81
  • Compra euro: €56.58
X
15 de Septiembre, 2019
Por:  - martes 20 agosto, 2019

Yo no entiendo nada profesor; ¿por qué regresar a lo mismo?

No es verdad que la historia como los ríos tiene un curso definido, es decir una ruta o un lecho por el que debe discurrir, ya que si así fuera tendrían razón los adivinos y agoreros que se ganan la vida engañando incautos adivinando un futuro aun inexistente.

La historia no es mas que el estudio sistemático del pasado, entonces por definición es prácticamente imposible que una persona, cualquiera que sea y con todos los poderes que pueda poseer, este en capacidad de modificar lo que ocurrirá hacia un futuro que en el tiempo presente es inexistente.

Plantearse una modificación del futuro, es decir cambiar el rumbo que lleva la historia, sería suponer que existe un destino definido el cual podemos modificar a nuestra voluntad, algo que solo podría aceptarse si al mismo tiempo creemos en la predestinación de los seres humanos lo cual se contrapone a nuestras decisiones que son las que construyen nuestras vidas.

Por esto nos llamó poderosamente la atención algunas frases de un discurso del presidente del Partido de la Liberación Dominicana en La Vega, en su condición de precandidato a la presidencia de la República, donde advierte de que ¨hay una cierta preocupación de cara al proceso electoral porque cierto liderazgo político esta queriendo desviar el curso natural de la historia del país¨.

Lo primero que nos preguntamos es cual es ¨el curso natural de la historia¨ de un país donde desde 1966, es decir, 53 años consecutivos todas las discusiones políticas se ha resuelto sobre la base del conteo de votos y no se ha producido ni un solo intento de un militar de salir de su cuartel a tomar el poder por la fuerza.

Pues lógicamente, en esta etapa de la historia política de Latinoamérica, donde existe incluso un instrumento jurídico como la ¨Carta Democrática Interamericana¨ para preservar los mecanismos de la democracia representativa en nuestros países, el curso de nuestra historia debería ser elegir autoridades por el voto directo el próximo año 2020.

¿De dónde entonces saca Leonel que existe ¨cierto liderazgo político¨ que quiere desviarnos de esos propósitos?

Pero mas que eso, usa como ejemplo situaciones tan lejanas como el golpe de estado de 1963, cuando en medio de un gran desorden nacional se produjo un golpe de estado, en realidad Juan Bosch renunció en medio de un enfrentamiento con un grupo de generales de las Fuerzas Armadas, y fue sustituido por civiles que conformaron un triunvirato para gobernar.

Para quien esto escribe la discusión sobre la reforma a la constitución había terminado cuando el Presidente Danilo Medina se dirigió a la Nación y anunció que no optaría por una nueva postulación para las próximas elecciones, una decisión muy dolorosa para los millones de dominicanos que han sido beneficiados con las políticas publicas implementadas por un gobierno muy cercano a las necesidades de la gente.

Pero al parecer existe el propósito de parte de un grupo del PLD, de volver sobre sus pasos y poner de nuevo el tema de la constitución y las leyes de moda en una precampaña electoral donde lo que se quiere es saber si el partido de gobierno ofrecerá un ¨regresionismo¨ o por lo contrario apostará por el ¨avancionismo¨ en las próximas elecciones.

Y aquí tenemos necesariamente que volver al tema del ¨curso de la historia¨ ya que de cualquier estudioso del tema es conocido que el lecho del rio sobre el que discurre se construye sobre las ruinas de lo precedente, así como las aguas no pueden devolverse en su camino hacia el mar, la historia no esta en capacidad de marchar hacia atrás.

¿Qué es lo que se quiere con esta nueva discusión sobre la constitución?

Porque lo mas preocupante en estos momentos para el partido de gobierno, una situación que podría provocar incluso su salida del poder el próximo año, es que la corriente que encabeza el ex presidente Leonel Fernández, y el mismo al parecer, quieren hacerse los ¨suecos¨ que se traduce como los ¨tontos¨ ante lo evidente: el país no quiere volver a un gobierno al estilo año 2012.

Se les olvida que el PLD en esas elecciones, mayo del 2012, ante un candidato como Hipólito Mejía, que había destruido el país y llevado a mas de un millón de personas a la pobreza en cuatro años de gobierno, solo obtuvo un 37% de los votos en la boleta morada, perdió las elecciones en casi todos los municipios del país, es decir, muy bien no lo hicieron.

Mas que eso, que para que Danilo fuera presidente en primera vuelta, hubo que sumar oficialmente a la franquicia reformista, ni con el bloque progresista ganaba, y aun así la diferencia sobre el 50% fue solo del 1.2%, por lo que las matemáticas políticas lo que dicen es que el estilo de gobierno y los funcionarios de ese mismo gobierno del 2008-2012 fueron ampliamente rechazados.

¿Cuál es la mayor demostración de que era un gobierno con un rumbo equivocado?

Pues que solo cuatro años después, en las elecciones del año 2016, el mismo PLD obtuvo en su boleta los votos suficientes para ganar en la primera vuelta sin ayuda de nadie, por primera vez el partido morado pasó del 50 más 1 sin ayuda y mas que eso, Danilo obtuvo el porcentaje mas alto en número de votos que haya obtenido candidato alguno en la historia política dominicana: un 63%.

La conclusión es clara entonces, no es verdad que en este país nadie quiere desviar el curso de ninguna historia, eso es un sofisma, como tantos otros que fueron inventados para evitar dar la única opción verdaderamente democrática que tiene un país, que es permitirle al pueblo decidir quien quiere que lo gobierne en un momento determinado, en la Republica Dominicana del siglo XXI no hay peligro ninguno de régimen de fuerza alguno.

Es mas, podría ser que cuando Leonel hablaba de algún régimen de fuerza estaba mirando a su alrededor, donde hay personas que son confesos admiradores de regímenes autoritarios en el continente, como la dictadura de 60 años de duración de los hermanos Castro en Cuba o el nuevo ¨socialismo¨ del ¨chavismo¨ que ha llevado a Venezuela a ser un país inviable a pesar de su enorme cantidad de recursos naturales.

La discusión ya no es la constitución, después de todo si hay una modificación esto solo le convendrá a los partidos de oposición que serán barridos en las elecciones de febrero a nivel municipal, todos sabemos que les será imposible mantener la mayoría de sus alcaldías, y esto será una derrota tan evidente que quedará el camino empedrado para su perdida electoral en las elecciones de mayo.

La discusión profesor, es si volveremos al mismo gobierno del 2008 al 2012, porque lo que vemos a su alrededor son a las mismas figuras que llevaron al PLD a ser un partido mas pequeño que el PRD del 2012, son las mismas caras a quienes el país no podía ver ni siquiera en foto.

Si la propuesta es el ¨regresionismo¨ de un gobierno encerrado en las cuatro paredes del palacio nacional sin contacto con la gente y tan lejano que para ver a quienes tenían la obligación de gobernar había que usar binoculares, entonces tiene sentido volver a discutir sobre la constitución, la democracia y además yerbas, todos temas teóricos que son muy bonitos para discutir pero no resuelven uno solo de los problemas nacionales.

El problema ya no debe ser volver a la discusión sobre la constitución y las leyes, lo serio es que nos digan los que aspiran a encabezar la boleta el PLD, que es lo que piensan hacer con una República Dominicana que evidentemente ha avanzado de manera extraordinaria en los últimos 8 años, solo hay que salir a las calles para palparlo, no creemos que lo inteligente sea volver a lo mismo.

Al final es que no entiendo nada, ¿volver a la misma discusión?….eso no tiene sentido.