• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
22 de Mayo, 2020
Por:  - viernes 22 mayo, 2020

Razones para Celebrar y Sensibilizar

Durante todo el año el sector salud festeja días importantes que marcan un alto en el camino de la vida de nuestros lectores y pacientes permitiéndonos realizar una labor de profunda conciencia en temas de interés médico.

En mayo celebramos recientemente el día Mundial de la Hipertensión Arterial que afecta a un billón y medio de personas a nivel mundial según las estadísticas aportadas por el Dr. Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Cardiovascular y Rehabilitación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología.

En España esta condición afecta a un 43% de la población. El estudio EFRICARD II en mi natal República Dominicana reveló un 41% de la población padecía de HTA sin embrago sólo el 52% conocían de su condición y 39% de los encuestados no sabían eran hipertensos. Más interesante aún, el 11 % del total de pacientes conociendo ser hipertensos no tomaban su medicación.

¿Qué sucede entonces?

La HTA es una enfermedad con la capacidad de afectar los principales órganos del cuerpo (incluyendo los ojos afectándolos en un 11 % de los casos hasta llegar a la pérdida total de la visión) sin embargo en un porcentaje altísimo de pacientes no se identifican síntomas. ¡Los pacientes no sienten nada!; esto retrasa el diagnóstico en los niveles socio culturales y económicos donde la prevención no impera o económicamente no es posible.

Durante años, parte de nuestro ejercicio médico ha sido trabajar con pacientes de cirugía cardíaca y en esa labor nos enamoramos del ideal en todos los casos: la medicina preventiva. La medicina preventiva hubiera sin dudas marcado la diferencia en la vida de nuestros pacientes y sus familias.

Esta “asesina silenciosa” como se le apoda, afecta mayormente a los individuos entre 40 y 60 años de edad en donde casi el 50% de todos los mayores de 65 años son hipertensos. Puede afectar niños y adolescentes también.

Es una patología no hereditaria, pero existe evidencia de la predisposición familiar. Factores adicionales que inciden en su aparición son el sexo masculino, color oscuro de piel, diabetes, sobrepeso, estrés, sedentarismo, ingesta de grasas saturadas y fumar.

Como señalado arriba, mas de la mitad de los factores de riesgo para el desarrollo de ésta y otras enfermedades cardiovasculares son modificables mediante conductas dirigidas por su médico de cabecera, el compromiso y la buena voluntad del paciente.

Sus consecuencias mas notorias radican en la aparición de eventos cerebrales, daño renal, pérdida de la visión, infartos y falla cardiaca.

Las consecuencias más notorias para mí como cardióloga:

  • La incapacidad laboral que se deriva de los eventos donde el cuerpo no logra reponerse.
  • La carga emocional, física y económica de la familia de estos pacientes y del propio paciente.
  • La inestabilidad familiar secundaria a un evento cardiovascular.

Si bien es cierto que la Pandemia por el COVID 19 ocupa los principales titulares de todo el mundo en la actualidad, no menos en cierto que de las 10 principales causas de muerte según la OMS, la cardiopatía Isquémica (angina de pecho y/o infartos cardíacos) sigue ocupando el lugar número uno y la Hipertensión Arterial es una de sus principales causas.

Por hoy me despido no sin antes invitarle a leernos la próxima semana donde abordaré inquietudes puntuales relacionadas a la HTA antes de despedir el mes de mayo más largo que hemos vivido.

Será una invitación a la prevención, a la transformación y al cambio. Esperanzada en un mejor 2020 pero preparándolos en cuerpo y espíritu para recibir en perfecta salud los meses que se avecinan.