• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
25 de Octubre, 2020
Por:  - sábado 03 octubre, 2020

Crónicas para desmemoriados

Cuando la primavera vestía con sus mejores colores el suelo dominicano en el 2011, por aquel entonces, los “ingenieros constitucionalistas” preparaban sus carretillas de números de cédulas y firmas, con las querían convencer al presidente Leonel Fernández de aceptar la posibilidad de modificar la Carta Magna para una nueva reelección.

El 28 de marzo de ese año, ante la presentación de dos millones doscientas mil firmas de dominicanos que respaldaban una modificación constitucional para que se re postulara, el Dr. Fernández proclamó “Soy un soldado del PLD, y endoso estos 2 millones 200 mil votos al Partido para asegurar una victoria más en las próximas elecciones”.

Aquel acto político partidario tuvo lugar como hemos dicho 2 días antes de terminar el mes de marzo; y 11 días después el Presidente hablaba a la Nación, para dejar claro que no pretendía buscar una re postulación mediante una modificación constitucional.

En su discurso del 9 de abril del 2011, el Dr. Fernández dijo que, “si se interpretase el artículo 124 de la Carta Magna, que prohíbe la reelección en períodos consecutivos, nada impide desde el punto de vista legal su modificación, amparándose en dos referendos; uno consultivo y otro aprobatorio.” Así lo reflejan las crónicas noticiosas de la época.

Sin embargo, en la misma alocución, Leonel Fernández proclamaba que renunciaba de manera voluntaria a otra re postulación, para evitar tensiones políticas a lo interno de la sociedad dominicana; y que no influiría en la lucha interna por la nominación de su partido, para inclinar la balanza a favor de ningún contendiente.

Esta última parte de su decisión el Presidente Fernández no la pudo cumplir; porque para que se materializara la elección del Lic. Danilo Medina como candidato por el PLD, el entonces Presidente se vio en la necesidad de frenar las aspiraciones de su esposa, la Ex primera dama Margarita Cedeño de Fernández.

Así de manera fácil y sin convulsiones internas, parió el PLD a un candidato internamente débil y externamente desamparado. Solo el apoyo decidido de Leonel Fernández pudo conseguir el milagro de esa victoria electoral; y lo proclamó con antelación cuando dijo: “Sería una irresponsabilidad nuestra ante el país, permitir que el PRD vuelva a tomar las riendas del Estado.”

El Presidente decía eso, recordando las condiciones en que el Partido Revolucionario Dominicano y su candidato puntero en las encuestas, habían dejado el país 8 años atrás; y así comenzó a cargar la pesada carga de un candidato impopular que estaba 30 puntos por debajo del Ex presidente Hipólito Mejía.

La campaña era tan difícil, que el propio candidato Medina, hubo de decir que su candidatura lucía como en un palo encebado; lo que comenzó a cambiar, cuando Leonel ordenó a todo su Partido apoyar sin restricción a Danilo Medina; además Fernández aprovechó las flexibilizaciones de las medidas económicas de los agentes internacionales para crear un clima de alta inversión pública, cambiando el panorama económico del país.

El repunte del candidato oficial sería manifiesto después de estas medidas; y lo demás es historia, en las elecciones de mayo del 2012, Danilo Medina surgió como Presidente electo con más del 50% de los votos emitidos.

No hay nada más agradable, que una buena memoria que alimente los corazones sanos y agradecidos; ni nada más amargo y nocivo que un recuerdo que agradecer en los corazones enfermos y retorcidos.