• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
22 de Enero, 2021
Por:  - domingo 10 enero, 2021

El momento histórico del presidente Luis Abinader

Al Lic. Luis Abinader la historia lo ha puesto en una situación coyuntural nunca antes vista, para un presidente iniciando su período de gobierno. La pandemia que afecta la salud del mundo conocido, hace este momento excepcional en la vida social, económica y política de todos los países.

A este Presidente, no le llegó esta situación manejando el poder; sino que él arribó al poder del Estado con el país colmado por la enfermedad y sus contagios. Aprender a gobernar bajo este terrible estado de cosas, no es una tarea fácil; esto debemos reconocer a favor del incipiente gobernante.

Ahora bien, existen conceptos para manejar un Estado democrático, que ni el presidente Luis Abinader, ni sus asesores deben soslayar; la libertad y el respeto a los derechos ciudadanos, no deberían ser quebrantados en ninguna de las actuaciones de los órganos protagónicos de justicia y de orden público.

En el estado de excepción que, como consecuencia de la pandemia, ha tenido que actuar el gobierno encabezado por Abinader Corona, las actuaciones policiales que se han visto en los medios de comunicación, han dejado muy mal sabor, cuando pensamos en el respeto básico de los derechos humanos, y en especial de los derechos de los más débiles y pobres de la sociedad.

La Policía Nacional ha demostrado una incapacidad increíble, para manejarse en el contacto y protección ciudadana; ha demostrado desconocimiento de sus deberes legales, y falta de humanidad en el trato con esa ciudadanía cuya protección es su razón de ser.

El estado de excepción, podría ser manejado de manera diferente y con más efectividad. Si queremos una población confinada, simplemente tenemos que evitar las razones por las que la gente circula por las calles y carreteras; si en vez de utilizar la fuerza pública para impedir el libre tránsito del ciudadano, la usamos para cerrar los negocios y los centros de diversión a horas determinadas, ninguna persona saldría a las calles a menos que tenga situaciones graves que atender.

¿A qué salir, si los supermercados, colmados, ferreterías, cafeterías, discotecas, tiendas, licorerías, restaurantes, bancos y todo tipo de negocios, están cerrados por orden presidencial en un determinado horario?

Y si a esto, añadimos la prohibición de reuniones de más de 3 personas en aceras y sitios públicos, como parques y parqueos, lo que sí daría pie a la aplicación de medidas coercitivas; entonces no hay necesidad de interrumpir el libre tránsito ciudadano, que está conduciendo a tantos abusos policiales.

Medidas similares a las que hemos descrito, se han aplicado en el estado norteamericano de Carolina del Norte, y no hemos visto el primer abuso policial.

Luis Abinader Corona y sus asesores, deben evaluar la efectividad de las medidas que aplican en nuestra Nación. Y deben tener en cuenta que, para curar esta enfermedad, no se deben lastimar las heridas causadas por los abusos del ominoso pasado.