Logo Proceso.com.do
Jueves, 2 de Diciembre, 2021

Atribuyen a pandilla pandilla 400 Mawozo secuestro de misioneros estadonunidenses

Puerto Príncipe, Haití

Una pandilla acusada de secuestrar a cinco sacerdotes y dos monjas a principios de este año en Haití ahora está acusada de secuestrar a 17 misioneros de una organización con sede en Estados Unidos, incluido un niño de 2 años, dijo la policía el domingo.

La pandilla 400 Mawozo secuestró al grupo, que también incluía a algunos ancianos, en Ganthier, una comuna que se encuentra al este de la capital de Puerto Príncipe, dijo a The Associated Press el inspector de policía haitiano Frantz Champagne.

La pandilla, cuyo nombre se traduce aproximadamente como 400 «hombres sin experiencia», controla el área de Croix-des-Bouquets que incluye a Ganthier, donde llevan a cabo secuestros y robos de vehículos y extorsionan a los dueños de negocios, según las autoridades.

Haití está luchando una vez más contra un aumento en los secuestros relacionados con pandillas que había disminuido en los últimos meses, luego de que el presidente Jovenel Moïse fuera asesinado a tiros en su residencia privada el 7 de julio y un terremoto de magnitud 7.2 mató a más de 2,200 personas en agosto.

Los misioneros estaban de camino a casa el sábado después de construir un orfanato, según un mensaje de Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, enviado a varias misiones religiosas.

Esta es una alerta de oración especial”, decía el mensaje de un minuto. “Ore para que los pandilleros lleguen al arrepentimiento”.

El mensaje dice que el director de campo de la misión está trabajando con la Embajada de los Estados Unidos y que la familia del director de campo y otro hombre no identificado se quedaron en la base del ministerio mientras todos los demás visitaban el orfanato.

No se dispuso de otros detalles de inmediato.

Un portavoz del gobierno de Estados Unidos dijo que los funcionarios estaban al tanto de los informes sobre el secuestro.

«El bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de las más altas prioridades del Departamento de Estado», dijo el portavoz, declinando hacer más comentarios.

Mientras tanto, un alto funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Estados Unidos está en contacto con las autoridades haitianas para tratar de resolver el caso.

Las pandillas han exigido rescates que van desde un par de cientos de dólares hasta más de $ 1 millón, según las autoridades.

El mes pasado, un diácono fue asesinado frente a una iglesia en la capital de Puerto Príncipe y su esposa fue secuestrada, una de las decenas de personas que han sido secuestradas en los últimos meses.

Al menos 328 víctimas de secuestro fueron denunciadas a la Policía Nacional de Haití en los primeros ocho meses de 2021, en comparación con un total de 234 para todo 2020, según un informe emitido el mes pasado por la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití conocido como BINUH.

Las pandillas han sido acusadas de secuestrar a escolares, médicos, policías, autobuses llenos de pasajeros y otros a medida que se vuelven más poderosos. En abril, un hombre que decía ser el líder de la banda de los 400 Mawozo dijo a una estación de radio que ellos eran los responsables del secuestro de cinco sacerdotes, dos monjas y tres familiares de uno de los sacerdotes ese mes. Posteriormente fueron puestos en libertad.

Está programada una protesta para el lunes para denunciar la falta de seguridad del país.

“La agitación política, el aumento de la violencia de las pandillas, el deterioro de las condiciones socioeconómicas, incluida la inseguridad alimentaria y la desnutrición, contribuyen al empeoramiento de la situación humanitaria”, dijo BINUH en su informe. «Una fuerza policial sobrecargada y con pocos recursos por sí sola no puede abordar los problemas de seguridad de Haití».

El viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU votó por unanimidad para extender la misión política de la ONU en Haití.

El secuestro de los misioneros se produce pocos días después de que funcionarios estadounidenses de alto nivel visitaran Haití y prometieran más recursos para la Policía Nacional de Haití, incluidos otros $ 15 millones para ayudar a reducir la violencia de las pandillas, que este año ha desplazado a miles de haitianos que ahora viven en refugios temporales en condiciones cada vez más antihigiénicas.

Entre los que se reunieron con el jefe de policía de Haití se encontraba Uzra Zeya, subsecretario de Estado de Estados Unidos para la seguridad civil, la democracia y los derechos humanos.

«Desmantelar las bandas violentas es vital para la estabilidad y la seguridad ciudadana de Haití», tuiteó recientemente.

Subscribete a nustro canal de YouTube